Se hace tarde

Se hace tarde. Hay reformas que faltan y no llegan. Luna llena. Noche de San Juan.

Estoy digiriendo el muy recomendable libro de César Molinas ‘Qué hacer con España’. A fuerza de darle vueltas, cada vez estoy más convencido de que en nuestro país, lo común es la refracción al cambio. Lo extraño de esa fidelidad ciega es que estamos dispuestos a mantenerla aunque ello nos ponga en peligro.

La teoría principal del libro es que la clase política tiene un interés particular (captura de rentas) distinto del interés general al que posterga. La vieja idea del político famélico, que es quien verdaderamente bloquea los cambios necesarios. Los sindicatos son también de gran ayuda en esta tarea.

La respuesta a la pregunta que formula el libro y que el mismo libro enuncia podría resumirse en una palabra: refundación, lo que además de parecer improbable da pereza.

Desde el instante en que pasé por delante, sabía que iba a entrar. Antes o después, pero comería allí. La otra noche en ‘Tengo’ comimos uno de los mejores corderos que pueden servirse en un plato. Al parecer la pieza dejaba tras de sí doce horas de horno a setenta grados centígrados. La exactitud y la tranquilidad siempre traen cosas buenas. En ‘Tengo’ se puede comer todo, uno de esos lugares raros donde la escritura no esconde nada. Todo se puede enseñar.

No puedo dejar de mirar atrás mientras, escoja el palo que escoja, no encuentro el golpe certero. Ya no hay noches mágicas.