La intérprete

Solo Adele —y mi hermana— podrían cantar una canción así, sentadas en una silla:

La letra, la música y la voz ganan viéndola. Podríamos probar y ver el vídeo sin sonido y atrevernos, con valentía, a poner el texto. No sería muy diferente al real. Una conversación que tensándose, acabará a voces, ese último desahogo en el que aparentemente uno siempre se salva.

A pesar de los cánones que se pasean por las pasarelas, la convicción siempre escogerá a las caras redondas. Sálvese quien pueda. La fuerza es un poderoso atractivo que el tiempo nunca borra. Fijémonos en cómo arquea el cejo subrayando su desesperación, o como agarra su corazón, pero sobre todo como mueve los brazos, abriéndolos con garbo, para luego lanzarlos, y dar por zanjado su párrafo.

Volver la vista atrás es lo que hacen los viejos. A mí hoy me toca envejecer.

“No matter. Try again. Fail again. Fail better” (Samuel Beckett).